SERVICIOS DE ENFERMERÍA A DOMICILIO

Horario : 24/7
  Contactenos : 0212-4186212 | 0212-4186216 | 0412-9859966

Toma de muestras de sangre

La toma de muestras de sangre consiste en uno de los instrumentos esenciales que sirven para diagnosticar alguna enfermedad que se encuentre presente en el organismo del individuo. Por lo general los médicos se valen de este tipo de muestras para realizar diagnósticos que comprueben la existencia de una patología y al mismo tiempo les permita seguir el avance de una enfermedad e incluso la eficacia del tratamiento sobre ésta.

Los especialistas para realizar un análisis de sangre deben extraer una pequeña muestra del paciente que luego conducirán a un laboratorio para hacer los correspondientes estudios. La toma de muestras de sangre se puede obtener mediante una vena, arteria o el pulpejo de los dedos.

¿Cómo prepararse para una toma de muestras de sangre?

Si vas a hacerte exámenes de sangre, es conveniente que asistas en ayunas, porque de esta forma impides la presencia de factores que influyan en los resultados. Por lo general, la toma de muestras se lleva a cabo durante la mañana. El tiempo de ayuno debe comprender entre 8 y 10 horas.

La prueba aunque no es dolorosa, genera ciertas molestias al extraer la sangre. Puedes llegar a marearte o en casos extremos perder la conciencia a causa del extenso ayuno, sin embargo es importante aclarar que esto no se debe a la sangre que pierdes porque la muestra que toman es insignificante. Lo más aconsejable es que si sueles marearte con facilidad asistas acompañado para realizarte tus exámenes de laboratorio.

Después de la extracción de la sangre, es posible que aprecies en la zona pinchada un pequeño hematoma o inflamación. Pero no debes preocuparte, el hematoma se desvanecerá con el transcurrir del tiempo y la apariencia de la piel regresará a su normalidad.

Es importante que tengas en cuenta que si te encuentras ingiriendo anticoagulantes no estás en condiciones aptas para realizarte exámenes de sangre, ya que estos fármacos podrían provocarte una hemorragia mayor o hematomas de gran tamaño

Las técnicas para recoger muestras de sangre son todo el tipo de procedimientos que permiten la recolección de muestras sanguíneas para el posterior análisis de la sangre en el laboratorio. Algunos de los objetivos de la recolección de muestras de sangre son el conocer elementos que normalmente se encuentran en la sangre, el determinar si hay presencia de elementos tóxicos u otras sustancias nocivas en la sangre, el vigilar y controlar el equilibrio ácido-base en la gasometría venosa y/o aislar agentes infecciosos en los estudios bacteriológicos.

enfermeria a domicilio caracas

Las venas del cuerpo humano que se pueden punzar para recoger las muestras de sangre son:

Las venas superficiales del cuero cabelludo
La yugular externa en el cuello
La vena axilar
Las venas basílica, cefálica y mediana en el brazo.
Las venas radial, cubital y mediana en el antebrazo.
Las venas dorsales de la mano.
Las venas safena interna y externa en el tobillo.
Las venas dorsales del pie.

Los materiales que son requeridos para la extracción de la muestra de sangre son: Guantes desechables y estériles, palomillas con sistema de vacío, adaptador para extracción por vacío, tubos de vacío para analítica, frascos de hemocultivo, jeringa para gasometría, copos de algodón o gasas estériles, alcohol etílico de 70º, un apósito y etiquetas identificativas.

CUIDADORAS EN CARACAS

La técnica para tomar muestras de sangre consiste en:

Preparar los elementos necesarios
Identificar al paciente y explicarle el procedimiento que se va a realizar. Pedirle que siente o se recueste.
Lavar las manos de acuerdo al procedimiento establecido y colocarse los guantes
Si es el caso, rasurar la zona
Ubicar el compresor por encima del sitio que se va a punzar para que la vena sea más visible.
Localizar la vena mediante inspección. Pedirle al paciente que abra y cierre su puño.
Desinfectar el área que se va a punzar con el algodón y el alcohol.
Punzar la vena en dirección contraria al flujo sanguíneo. Retirar el compresor cuando la sangre empiece a brotar. Conectar el tubo de hemocultivo. Colocar la palomilla.
Recoger la sangre
Sacar la aguja y aplicar presión suave.
Colocar un apósito en el sitio que fue punzado.
Etiquetar los tubos.
Desechar el material usado
Lavar las manos nuevamente.
Registrar el procedimiento en los formatos designados.

Es importante tener en cuenta que durante el proceso de recolectar muestras de sangre se pueden presentar complicaciones como sangrado excesivo, formación de hematomas, infecciones, la necesidad de realizar diferente punciones, herida en la arteria o nervio cercano, trombosis o embolia, náuseas, mareo y/o desmayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Porque para nosotros ¡Servirle es un privilegio!


Visita nuestras redes sociales